¿Qué podemos hacer los ciudadanos? 

LIBRE EXPRESIÓN…

Por: Carlos Alberto Monge Montaño.

“El ciudadano ha de ser ciudadano rebelde y crítico, no puede ser un ciudadano sumiso ni servil”. Pablo Castellano Cardalliaget. (1934 –) Abogado, político y sindicalista español.

No se puede tapar el sol con un dedo ni cambiar la realidad con verborrea mañanera, México vive ensangrentado y en luto permanente, atravesamos la peor crisis de inseguridad, violencia, impunidad y para colmo, un desinterés o complicidad de las autoridades federales.

La clase política está en deuda permanente con este hermoso país y Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en un terrible lastre.

Ante semejante escenario se antoja ineludible que los ciudadanos encontremos maneras de mejorar la realidad vigente, alcanzar mejores estándares de calidad de vida. 

Como primer paso, todos deberíamos entender que una sola persona no puede resolver todos los problemas, mucho menos cuando esa persona es incongruente, corrupta y cínica; cambiar para bien implica un esfuerzo de todos.

No perdamos de vista que, desde ya, los políticos de este país trabajan para ganar las elecciones del 2024, pero lo hacen desde la perspectiva pragmática, se trata de ganar para seguir en el poder, disfrutando del erario con los cómplices, aliados, amigos, compadres y familia, como ha sucedido en éste y anteriores sexenios.

Así que, para empezar, esos seguidores a ciegas de López Obrador o algún otro político, tendrían que dejar de defender lo indefendible, convertirse en mejores ciudadanos para exigirles a todos, incluso a los que nos generan alguna confianza, para que hagan bien su trabajo.

La tarea es compleja y de largo aliento, pero debemos empezar a tomarnos la labor ciudadana en serio. Urge retomar hacer lo correcto en todo momento, en especial, cuando nadie puede vernos.

De lo contrario, el pragmatismo seguirá invadiendo a la sociedad entera y no habrá manera de contener la violencia. No pierda de vista que el gobierno de López Obrador ya acumula más de 124 mil homicidios dolosos, es doblemente más inepto que el de Felipe Calderón Hinojosa, que, en el mismo periodo de gobierno, acumuló 53 mil 319 homicidios dolosos.

La realidad es abrumadora, varios sectores padecen sus peores crisis y somos los ciudadanos los que pagamos los platos rotos. Los políticos de uno y otro color siguen viviendo bien ya sea que despachen en el poder o la oposición.

Con la polarización que han logrado y en especial que ha logrado el dueño de Morena, siguen ganando los mismos de siempre.

Así que, de menos, los ciudadanos deberíamos empezar a reflexionar sobre lo que podemos y debemos hacer para que las cosas mejoren. Insisto, un político no resolverá todos nuestros problemas, cada cual debemos poner nuestro granito de arena.

Por lo pronto y por más utópico que resulte, hagamos de lo correcto y el deber ser una cotidianidad, impidamos que nos sigan engañando, exijamos que quienes gobiernan apliquen la ley a todos por igual, hagamos equipo para contener la debacle que padece nuestro México y que, según los últimos acontecimientos, se agudiza.

Usted estimado lector, ¿qué sugiere que podemos hacer?

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

cmongem@hotmail.com 








A %d blogueros les gusta esto: