La importancia de las instituciones autónomas y su posible desaparición

Por: Lissette Cázares 

Después de las declaraciones hechas por el presidente de la Republica, en las cuales externo su intención de mandar al poder Legislativo una iniciativa que propone desaparecer el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI), la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Comisión Federal de Competencia (Cofece), para que sus funciones sean desempeñadas por las Secretarías de Comunicaciones y Transportes, Función Pública o de Energía. Todo esto con el objetivo, según lo dicho por el Ejecutivo, de ahorrar recursos. 

Diversos especialistas se han pronunciado en contra de dichas acciones ya que comentan, esto es una simplificación de un análisis que debe ser profundo además de destruir la justificación para la creación de estas instituciones. 

En efecto, la desaparición de organismos autónomos que tienen objetivos específicos implica un retroceso en el desarrollo del país y la transparencia de los procesos que tienen a su cargo cada una de las instancias señaladas. Hay que recordar que un organismo es autónomo para que este mismo y sus tareas no se vean afectadas en su núcleo por cambios o fricciones políticas y brinden además certeza y seguridad jurídica, con el objeto de proteger los derechos de la población. Estas instituciones además dan un reflejo de transparencia, neutralidad e imparcialidad ante entes nacionales o extranjeros.

Poner las tareas de estas instituciones a cargo de instancias que son influenciadas por el curso de la política es un claro retroceso en el Estado democrático de derecho y nos pone en una clara desventaja en un entorno globalizado, el cual exige instituciones independientes, neutras y fuertes que puedan asegurar un correcto manejo de sus acciones sin otros intereses de por medio más que cumplir con sus obligaciones.

El desprecio y las acciones emprendidas contra las instituciones autónomas que pueden observarse en la actual administración, nos dejan pensando en el futuro incierto que pueden llegar a tener dos de las instituciones autónomas más grandes y que más conflictos han tenido con las decisiones del presidente, ¿qué pasará ahora entonces con el Banco de México y el Instituto Nacional Electoral? 

Twitter: @Liss_cazares