Celebración de Juventud Revolucionaria

En el Pódium/ Efraín Carranza Chávez

Ante una situación realmente difícil, hoy celebramos el Día Internacional de la Juventud, declarado por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, desde 1999.

Hoy la pandemia que vivimos a nivel mundial, nubla una celebración revolucionaria, la de poco más de 30.6 millones de jóvenes mexicanos de entre 15 y 29 años de edad (según datos del INEGI en 2019), cifra sin duda impacta, toda vez que representa poco más de un cuarto de la población total de nuestro país, llegando a 25.7 %.

La población juvenil, ha estado marcada por el crecimiento en el uso de las redes sociales y la tecnología, no obstante, la brecha de desigualdad económica no se ha superado, lo que impide a un gran número de quienes conforman este sector, poder disfrutar y hacer uso de dichas herramientas, más que necesarias en la actualidad, incluso para la actividad laboral y académica que hoy en día se ha mudado al entorno virtual en innumerables casos.

El desempleo, el tener que dejar o suspender sus estudios, y un panorama que se torna complicado, son hoy una cara de la moneda en el Día Internacional de la Juventud.

No obstante lo anterior, debemos preguntarnos qué hacemos y qué debemos hacer las juventudes para superar la adversidad, hacía dónde iremos y qué pretendemos lograr no sólo en lo individual, sino para nuestro entorno y país.

Bien decía Salvador Allende, político chileno: “ser joven y no ser revolucionario, es una contradicción incluso hasta biológica”; y día con día, podemos estar de acuerdo con la mencionada frase, pues la juventud es naturalmente activa, y en diferentes medios, sectores y ámbitos, vemos esa  participación; sin embargo, también vemos pasividad, inactividad y falta de interés en otros espacios en los que a gritos y con gran urgencia, se requiere ese involucramiento juvenil.

*Forbes, en 2019 llamó a la juventud como “ciudadanos digitales” quienes se desenvuelve en el ecosistema de los dispositivos móviles, del internet y las redes sociales, y lo confirmamos al ver que estas son parte fundamental de su día a día. Delos 80.6 millones de usuarios de Internet al cierre de 2019 en México, los jóvenes de entre 18 y 24 años representaban el 91.2 % (Inegi, 2019).

*En materia laboral, con base en datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, en los jóvenes entre 15 y 29 años de edad existe una tasa de desempleo de 40.1%, mientras que en personas de entre 30 y 64 años, la tasa es de 28.2, lo que nos permite ver que la situación laboral para la juventud, ha sido y es complicada.

*En cuanto a participación ciudadana, me permito citar al Instituto Nacional Electoral que en 2019, publicó: “En las elecciones federales y locales de 2018 destaca la aportación de los jóvenes de 18 años, que superaron la media nacional, al participar el 64.7 por ciento, aunque disminuyó entre los de 19 hasta los 34 años…”, y como observamos, es verdad que hubo “buena” participación, sin embargo, se limita a quienes votan por primera vez, porque en jóvenes de 19 años en adelante, disminuye la participación. En este sentido, se requiere trabajar para involucrarnos en la elección de quienes nos representarán, y por qué no, en buscar cargos de elección popular.

No obstante, debemos señalar que la participación ciudadana no debe limitarse a las elecciones, sino que debe dar seguimiento a las acciones de los gobiernos y representantes, debemos involucrarnos en organizaciones y asociaciones civiles que nos permitan contribuir al bienestar y logro de objetivos generales.

Y existen muchos más sectores y ámbitos por tocar, sin embargo, con lo mencionado podemos percibir la realidad que hoy en día vive la juventud, que aunque se ve adversa, puede mejorar con esa revolución que caracteriza al sector, por lo que es vital continuar revolucionando nuestro entorno, seguir luchando y aportando desde las diversas trincheras en las que nos encontremos, sin rendirnos, seguir conquistando terreno, hacer valer nuestros derechos y generar más oportunidades que nos permitan desarrollarnos y mejorar nuestras condiciones de vida.
Hoy podremos ver una gran cantidad de eventos (en su mayoría digitales), y es interesante que podamos unirnos, pero más importante será el involucrarnos y comprometernos con las causas de la juventud.

Celebremos aún ante la adversidad, y combatamos esas barreras, que nada nos detenga. ¡Feliz día Internacional de la Juventud!