Políticos viejos de Michoacán

Con Descartes

Michoacán ha tenido un proceso de renovación de cuadros políticos relativamente lento, algunos políticos de los años ochentas aún levantan la mano, así mismo, en el nuevo siglo existen nuevos políticos que han venido creciendo, pero que les toca sortear con las ideas y practicas del siglo pasado.

De esos cuadros políticos de los años ochentas, aún mantiene vigencia el ex gobernador, Genovevo Figueroa Zamudio, quien desde su casa sigue manejando la secretaría de Turismo del gobierno estatal, tiene a su principal operador político como secretario del Ayuntamiento de Morelia, Humberto Arróniz Reyes (su avanzada en Morena y con Raúl Morón). El famoso doctor, sigue operando desde las sombras, ya sin ninguna proyección personal, pero si mantiene vigencia por medio de su equipo.

Fausto Vallejo Figueroa, el polémico ex gobernador, políticamente ya solo cuenta con muy poco de lo que alguna vez tuvo y que lo colocaba como uno de los hombres de poder en el estado, principalmente en Morelia. En el presente, Vallejo es una figura que jamás podría regresar como actor a la vida pública, ha intentado posicionar a su vástago sin tener éxito y difícilmente lo lograran.

Jesús Reyna García, con todo el estilo del PRI de los años ochentas, quizá el más impredecible de los políticos en el estado; con dificultades (pero no imposible) para volver al escenario político, cabeza de un equipo que durante su ausencia obligada no lograron cuajar en la escena política como hubieran deseado, probablemente ese grupo político es el que menos cuadros ha formado, por ende, no logran entender las nuevas formas de hacer política.  

Cristóbal Arias Solís, el famoso “cachorro” de Churumuco, como legislador en toda su carrera política le ha quedado a deber a los michoacanos, en treinta años no se le recuerda alguna aportación importante el sistema jurídico mexicano o al local; sin duda, es un hombre con suerte, lo regresaron del ostracismo. En su última rueda de prensa dejo ver su nerviosismo por la candidatura de Morena al gobierno del estado, pareciera que se le escapa de las manos, y todo indica que no ha entendido en lo absoluto las nuevas reglas de hacer política y campaña.

Antonio Soto Sánchez, de los actuales perredistas es de los más “viejos”, ha sido en diversas ocasiones legislador federal, estatal y secretario de estado, tampoco se le recuerda algún aporte importante. De los aspirantes al gobierno del estado por el PRD, es el que menos base social tiene, solo se hace notar por su estilo mediático.

El hecho que personajes como los citados aún mantengan cierta vigencia, deja en claro que en Michoacán los nuevos cuadros políticos tienen que convivir con las viejas formas de hacer política, y es eso precisamente lo que no ha permitido del todo una evolución de la forma del “arte de gobernar”. Los partidos políticos tienen la obligación de presentar candidatos, propuestas y campañas modernas que a su vez puedan garantizar mejores gobiernos y legisladores que están adaptados a la actual realidad, caso contrario, seguiremos rezagados como entidad.