Cartas a Emilia

Por: Christian Tapia

Hola hermosa changuita bebé, hace un buen rato que no publico lo que te escribo o pienso, pero hoy te quiero decir muchas cosas que me gustaría que supieras.

He soñado muchas veces contigo, extraño tus ojitos y tu sonrisa. He visto que has crecido en inteligencia y en belleza de tu alma, que se refleja en ti de forma física. ¿Sabes? Volviedo a ver tus videos y fotos, eres una persona llena de luz, armonía, valentía y determinación. No renuncies nunca a lo que tu corazón te dicte, siempre hazle caso.

Son tiempos difíciles económicamente y de salud en el mundo y en el país, me angustia mucho que estás en una ciudad tan grande que a veces no duermo de la preocupación, de cómo estarás, qué pensarás, qué sentirás y esta pendemia que no te toque ni un cabellito. Pienso que los problemas y errores de adultos y de padres, no debería impactar en los hijos. Aunque definitivamente y por desgracia así suceden.

Cada noche y mañana, en mi pensamiento hago una oración especialmente por ti, te encomiendo a quienes les pedí el favor de tu alma; a la Virgen de Guadalupe y a la Virgen de Fátima. Tus abuelitos Margarita y Santiago, tus padrinos de bautizo, siempre en el rosario piden por ti y en la misa de cada domingo, están muy angustiados también como tus tías y tío por ti. 

Debes saber que tienes un hermano, igual que tú muy inteligente e inquieto, tiernos los dos pero con un carácter fuerte, alegre y muy nobles. Se llama Mateo (como se llamaba el papá de tu abuelito) y ya tiene 6 meses, nació el 31 de agosto del año pasado. Le enseño tus videos y fotos y extiende sus bracitos para agarrar el celular y verte más de cerca, ojalá pudieras ver sus expresiones de alegría. Estoy seguro que te quiere mucho.

Cuídate mucho mi princesa, nunca dudes que te amo y que siempre serás mi primer amor.

Con amor, tu papi. 

COMENTARIOS