Celebra diputada que se proteja a trabajadoras del hogar

Por: Redacción

Un acto de justicia que en nuestro país se avance y se garantice por Ley sus derechos a las personas trabajadoras del hogar, afirmó la diputada Lucila Martínez Manríquez, quien consideró viables la reforma Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social que aprobó el Senado, y una vez que se haga lo propio en el Congreso de la Unión, las legislaturas locales deberán hacer lo que corresponde.

Si bien con estas reformas se garantizará la seguridad social a las trabajadoras del hogar y son un importante avance, la diputada presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en la LXXIV Legislatura Local puntualizó que se deben continuar realizando acciones para garantizarles también un entorno libre de violencia y tipificar todas las agresiones de las que son víctimas.

La legisladora puntualizó que era una demanda de años, el que el trabajo doméstico tuviera los mismos derechos laborales que posee aquel sector que se desempeña en oficinas o fábricas, por lo que es de aplaudirse el avance.

Lucila Martínez recalcó que en México era necesario que se garantizara la seguridad social para el trabajo doméstico, pues éste se desarrolla en la informalidad dejando sin protección a quienes se desempeñan en él, pero aunado a ello, ahora consideró se debe legislar para proteger sus derechos humanos y castigar con mayor rigor los abusos de los que son víctimas.

Las personas que realizan tareas como limpieza de casas, cocinar, lavar, planchar ropa, cuidado de niños, ancianos o enfermos de una familia, jardinería, vigilancia de la casa, chofer de una familia o incluso cuidado de mascotas en nuestro país en su mayoría carecen de seguridad social pese a desempeñar un trabajo remunerado, pero ahora, con esta reforma avalada por el Senado y una vez que prospere en el Congreso se blindan sus derechos.

El 4.8 por ciento del total de trabajadores remunerados en el país son domésticos, lo que representa alrededor de 2.5 millones de mexicanos que se desempeñan en estas tareas desprotegidos en algo tan básico como su salud.

Lucila Martínez hizo mención que el garantizar la seguridad social al trabajo doméstico además de ser un acto de justicia, también representa una medida para combatir la violencia de género, tomando en cuenta que el 89 por ciento de quienes se desempeñan en esta rama son mujeres y muchas de ellas denuncian abusos, otras los callan por temor a ser despedidos y no contar con los mecanismos legales para defenderse.

El Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Recomendación 201, relativos al trabajo doméstico, que ha ratificado México, obliga a este y a todas sus entidades federativas a adecuar su normativa interna en el ámbito de sus competencias para evitar el incumpliendo de responsabilidades internacionales y de esta forma garantizar los derechos humanos y laborales de este sector.

En ese contexto, dijo que ella impulsará las propuestas legislativas que corresponden a Michoacán en la materia ante el Pleno del Congreso del Estado y manifestó su respaldo a este sector de la población.

COMENTARIOS