Desempleo como posible efecto negativo del programa de Aprendices

Por: MALVADO

Ire asté! A lo largo de sus últimos 12 años de campaña presidencial, AMLO estuvo maquilando la idea de tomar a todos los ninis (que ni estudian, ni trabajan), y meterlos a centros de trabajo como aprendices, con la intención de que adquieran experiencia laboral y se ganen un dinerillo para cubrir sus necesidades y (según AMLO), de que no anden por ahí de “halconcitos” ya que el ocio es la madre de todos los vicios y la estrategia del gobierno federal ahora sería atacar “las causas” que originan que la gente se vaya a meter al crimen organizado para ganarse unos pesos.

Es decir, para AMLO, la pobreza y falta de oportunidades son el origen de que muchos jóvenes sean reclutados, ya que los ninis que son mantenidos por sus padres, se dedican al vicio y los que no tienen esa ventaja de alguna u otra forma tienen que “corretear la chuleta” y como no hay empleos “chidos” dado que no tienen estudios o los que hay son muy mal pagados, nuestra juventud se ve orillada a buscar en el crimen organizado la salida a sus problemas económicos y ocupacionales. Así pues; si el problema es la desocupación, la pobreza y la falta de oportunidades para estudiar, el programa de Aprendices, alias “Jóvenes Construyendo el Futuro” (SIC) del gobierno obradorista pretende darle a los jóvenes una ocupación, una lana y a otros una beca para que estudien, aunque concretamente el programa está dirigido a los que ni estudian, ni trabajan (antes los llamábamos huevones, hoy quesque hay que ser correctos y les pusieron ninis).

Así pues, “Jóvenes Construyendo el Futuro” es definido como un programa “enfocado a jóvenes de 18 a 29 años de edad que no estudian y no trabajan, con la finalidad de que sean capacitados durante un año en empresas, en el sector público o en el sector social bajo los siguientes lineamientos:

Iniciada la capacitación, se les depositará a los jóvenes aprendices 3 mil 600 pesos mensuales hasta por un año de manera directa a través de tarjetas bancarias.

Mensualmente se realizará una evaluación mutua (del joven al tutor y del tutor al joven) para conocer y supervisar el cumplimiento del proceso de capacitación.

Una vez concluido el proceso de capacitación, los centros de trabajo emitirán una constancia de las habilidades y competencias adquiridas por el aprendiz, la cual será avalada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

A partir de diciembre, jóvenes y empresas iniciaron su registro formal en la plataforma de Jóvenes Construyendo el Futuro, donde aún se pueden inscribir.

La documentación de los jóvenes que será requerida es: CURP, identificación oficial, comprobante de domicilio; en caso de que sea requerido, certificado o comprobante del último grado de estudios, y una fotografía.

Firmar una carta compromiso en la que el aprendiz acepta por escrito los lineamientos del programa.

Se aplicará en dos modalidades:

La primera será coordinada por la SEP y se enfocará en promover estudios universitarios, para que 300,000 jóvenes que hayan terminado el bachillerato tengan una beca de 2,400 pesos al mes.

La segunda modalidad, está enfocada a la capacitación para el trabajo y será coordinada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, busca atender a 2 millones 300,000 jóvenes y es en ésta en la que nos enfocaremos.

Pero qué genial suena ¿no? Primero tantos discursos y por fin publicado en el diario oficial… ¡vaya! ¡Que cuatritransformado está todo esto! Ora si vamos a progre… ahh no eso es de otro sexenio… ¡Qué chévere, chamos!… Pero, ¿cuándo nos informaron sobre estudios o análisis de los pros y los contras de éste programa? Quiero yo pensar que no nos gobiernan con una visión dogmática donde el Mesías dicta algo y nada se cuestiona… tiene que ser así por que sí. Y no faltará el que diga cosas como “pues no tiene nada de malo” “hace muchas décadas (cuando AMLO era un jovenzuelo, existía la figura del aprendiz” y de verdad, muchos ahora abuelos hablaban de ésta figura de antaño allá por los 70’s y comentaba que era algo muy positivo. Incluso programas similares de lo que podríamos llamar “el practicum” se han impulsado en Europa, Colombia, etc. Y con resultados geniales. Vincula a los jóvenes con las empresas, para que cuando salgan a buscar empleo como GRADUADOS sean como lo que los reclutadores siempre han soñado: un candidato recién graduado que ya nació enseñado o que ya trae años de experiencia. Bueno, ¿Pues qué creen? Que eso ya existía más o menos igual en México bajo los nombres de pasantía y de servicio social. Desafortunadamente en lugar de ver porqué estos medios de vinculación de los jóvenes con el medio laboral no ha funcionado desde hace unos 40 años, quisieron venderla como una idea nueva (es que ¡AMLO es un genio!, ¿Por qué no se les ocurrió algo así a los presidentes pasados??!!!)… pues si; pero con la salvedad de que antes no funcionaba por ineficiencia en la aplicación y porque solo se convirtió en un requisito burocrático que cubrir en las universidades para poderse titular. Y en el caso de las prácticas profesionales, los estudiantes se convirtieron en mano de obra gratuita o muy barata que al terminar suelen ser sustituidos por otro practicante en lugar de contratar al anterior. El caso es que como quieran y manden, no hay una vinculación real entre estudiante y mundo laboral.

Por si fuera poco, el programa éste… del nombre cursi, no ha sido creado del todo con la finalidad de vinculación estudiante-mundo laboral, porque recuerden que está enfocado a jóvenes que no estudian. Es decir no tienen carrera, o la tienen trunca, o en el mejor de los casos, ya terminaron sus estudios y se dan de topes contra la pared porque no encuentran ni encontrarán trabajo de sus carreras, debido a factores como la saturación de profesionistas; porque no hay empleo para ellos; etc, etc, etc. La intención principal de éste proyecto es el combate a la delincuencia atacando sus “supuestos orígenes”. Y desde ahí ya estamos mal porque estamos hablando de que se tomaron decisiones basadas en los credos y decires del cabecita de algodón. Y cuando se tomas decisiones sin un sustento real de información se toman decisiones erróneas, destinadas al fracaso. ¿A quien le consta o que estudio previo hay que avale o sustente que las ya mencionadas circunstancias de los jóvenes mexicanos sean las que originen que sean reclutados por la delincuencia? Se descartaron de plano factores como, la búsqueda del dinero fácil, la maldad, la imitación de figuras y toda la parafernalia de la cultura del narco. Querer ser como el wey del corrido que cantan los conjuntos esos que usan un taco en la cabeza como sombrero.

Volviendo al tema; si bien es cierto que en otros países, modelos similares han tenido éxito, en mayor o menor medida, también es cierto que el enfoque es vincular a profesionales, tanto de nivel universitario como a nivel técnico, con empresas, desarrollar un perfil que les permita ser contratados al egresar y sin que las empresas tengan que invertir en pagar una curva de aprendizaje o capacitación… ahí, en esos lugares han aumentado ciertamente las posibilidades de los egresados de colocarse en algo que estudiaron o fueron capacitados y reduciendo las posibilidades de terminar de mil usos con título como en nuestro país según lo marcan estadísticas oficiales (búsquenlas en el INEGI no quieran que yo haga todo). Es más, el odiado Lord Peña Nieto impulsó desde el 2015 un programa bien interesante llamado “Formación Dual”, que retoma la idea de los alemanes y está enfocado en alternar teoría y práctica en el aula y en el área de trabajo. Audi es una de las empresas que participaron exitosamente reclutando al 80% de sus becarios.

Aunque la intención del gobierno Obradorista, pudiera parecer muy noble y buena, es un programa muy costoso: 2.3 millones de ninis por 3600, (saque la calculadora y deje de usar los dedos). El programa está muy mal enfocado, ya que no resolverá el problema de la delincuencia, tampoco resolverá el problema de los ninis, porque después de terminar el programa, volverán a un mundo laboral sin vacantes, con salarios bajos, con horarios superiores a las 8 horas de ley, con informalidad, explotación, sin crecimiento y, tendrán de dos sopas: o vuelven al programa, o caen en el limbo en el que se encontraban y mejor se van de sicarios (si ya sé son tres y no dos, es para ver si me están poniendo atención).

No se sabe de estudios serios y publicados, sobre los efectos positivos y peor aún negativos de meter al mundo laboral de golpe a más de un millón de jóvenes (en su primer etapa) de un total de 2.3 millones… si hablamos de que son mano de obra no calificada, ¿estarán realizando las actividades de un empleado general? ¿Ocuparán esas vacantes que tienen los tipos esos de recursos humanos, que nadie quiere tomar porque son muy malos y/o mal pagados? Bueno… ¿y si a estos 2.3 millones de ninis le sumamos los miles centroamericanos a los que el gobierno de AMLO ya les dio hasta las na… digo, hasta casi casi que la nacionalidad? ¿Qué va a pasar con los ninis de más de 30 años? Si usted no lo sabe, la generación de los 80s tiene ese tremendo problema… profesionistas desempleados por una saturación en sus carreras, por falta de palancas o por lo que sea, nunca ejercieron y solo pueden acceder a empleos donde a lo mucho pedirán la prepa… ¿encima de que solo pueden acceder a “empleos basura” ahora tendrán que competir con los aprendices?

Miguel Ángel Zabalza, en su libro, “El Practicum y las prácticas en empresas: En la formación universitaria”, hace un análisis de éste tipo de actividades y programas de aprendices o de practicantes, y observa al revisar sus fuentes, que este tipo de actividades pueden tener aspectos negativos en la sociedad cuando no están bien implementados u orientados adecuadamente. Señala que muchas veces fracasan por cuestiones como… falta de interés del capacitador que sí está laborando como empleado y baja su productividad tratando de enseñar, pero lo más importante y preocupante, es que en ocasiones los aprendices suelen ser vistos por la empresa como mano de obra barata (o gratis).

¿Ya se puso a pensar, en qué pasaría cuando las empresas tomen el programa de aprendices como una fuente de mano de obra gratuita? Piense como una empresa de cualquier tamaño pero sobre todo esas grandes como por ejemplo SKY que entre sus planteamientos de Misión visión y valores contempla el obtener la mayor ganancia con el menor gasto (dicho con palabras bonitas pues, no crea que son tan brutos). Imagínese usted como empresario capitalista (se vale soñar), Va usted a contratar empleados por ejemplo… para la promotoría en tiendas de conveniencia y pagar… 6, 9, 12 mil de sueldo a una persona dedicada a eso, o prefiere poner a 2 o 3 becarios que hagan dicho trabajo en pequeñas jornadas de 4 o 6 horas para que no se cansen los señoritos y dejen de ir… ¿Qué según algunos van para operadores de maquinaria?… de verdad cree usted que Lala va a capacitar a 580 aprendices, para manejar su maquinaria y equipo de automatización de procesos de producción? Ellos requieren un pequeño equipo de técnicos e ingenieros altamente capacitados y pue que sí; tal vez incluyan a algunos aprendices (lo siento egresados del cona), que tal vez tengan carrera trunca en ingeniería, pero… en dónde van a meter a 580 (que son los que anunciaron con bombo y platillo), si no es a ruta a ventas retail o de ventas al detalle?.

Ahora hablemos por ejemplo de los Call centers (que en Morelia son la salvación de cualquier desempleado). ¿Se imaginan a un dish con 300 ninis gratis que pondrían remplazar al personal pagado y atender ventas, cobranza, etc, etc, Y con la ventaja de que ahora en lugar de que la empresa les pague lo haga el gobierno? ¡Qué más da que duren poco y renuncien… son gratis!

Hay que recordar que el gasto corriente más grande de una empresa es el pago de la nómina. Qué pasaría en una ciudad como Morelia donde solo hay empleos de baja valía, como call centers o vendedores, de pronto se integraran unos… digamos… 2 mil ninis? Podrían estarse eliminando 2 mil fuentes de empleo formal en una ciudad que será muy bonita, cultural e histórica pero que no pela un chango a nalgadas en cuestiones de empleo. ¿Qué pasará con la gente que no tiene un título universitario y que sobrevive haciendo empleos de perfil bajo, de esos que no se requiere más que tener la prepa terminada o carrera trunca o menos? Se imagina un taller grande de hojalatería que en lugar de contratar chalanes de salario mínimo, mejor recluta ninis? Y después de un año, en lugar de contratarlos, pide otros ninis de aprendices… Ni les cuento de la frustración de los que tienen títulos y que aspiran a por lo menos ejercer sus carreras aunque de momento tengan que trabajar en un call center para sobrevivir?… ya valieron! EN la actualidad es una práctica común contratar pasantes para pagarles menos que a un titulado. Y si usted cree que esto que digo es una exageración, échele un ojito a las vacantes que hay en Mugrelia y vea de qué son. Después de todo, empresas como Lala deben ahorrar lana para palear el incremento constante en combustibles como el Diesel de algunos de sus camiones.

En conclusión señores. Hay que estar al pendiente de éste programa porque puede elevar los indicadores de desempleo en una economía cada vez más dañada y que pierde puntos entre los inversionistas y calificadoras así como en indicadores de crecimiento económico. Esto pues, nos demostraría que el nuevo gobierno por el que “la mayoría” votó, toma decisiones basadas en ideologías, en creencias, en mitos, etc. Pero no en datos y evidencias. Y sí yo mismo estoy especulando basándome en lo que pienso y creo, tiene usted razón. La diferencia es que yo no soy el que gobierna ni tomo decisiones que afectan a una manada de 130 millones de personas. Piénsenlo. Ya me voy que parece que le echaron algo raro a mi café.

-MALVADO.