Una nota importuna sobre una reforma energética inexistente

Por: Teresa Da Cunha Lopes

JEFFREY D. SACHS que escribe muy bien y sabe muchas cosas, recientemente, publicó un artículo, llamado “La atrevida visión energética de China” en que analiza el “Plan de Interconexión Energética Global “. Plan pragmático y, al mismo tiempo ambicioso, que se propone llevar a la realidad la meta del Acuerdo de Paris que:” se puede lograr principalmente si el mundo cambia sus fuentes de energía primarias desde los combustibles fósiles basados en carbono (carbón, petróleo y gas natural) a renovables sin carbono (eólica, solar, hídrica, geotérmica, oceánica, biomasa) y energía nuclear para el año 2050”.

A qué viene esta referencia? Viene a aclarar dos puntos : 1.- que las transiciones energéticas tienen que tener etapas, largas , debidamente planeadas y pensadas para la paulatina introducción de nuevas tecnologías y eliminación de la primacía de los recursos fósiles ( no para el regreso a su “periodo dorado’) ; 2.- que la implementación de las diversas etapas coloca retos tecnológicos, obliga a colaboración entre industrias y a la reconversión de muchos modelos de negocio, necesita de inversiones sostenidas y resulta en cambios sociales y laborales.

Pero, para allá de estos dos puntos existe la necesidad de una clara voluntad política de avanzar para el futuro y, sobremodo un reconocimiento de la complejidad social y de los retos económicos de la transición.

Ahora bien, esto es todo lo contrario de lo que pasa con México y las prioridades definidas para los diversos sectores energéticos.

Nos continúan hablando de carbón, remitiendo para el pasado mitologizado de un Lázaro Cárdenas y, en vez de pensar en tecnología, en centros de investigación de punta, en grandes ejes regionales de producción y distribución de energía eólica, solar, hídrica, geotérmica, oceánica, biomasa , en la captación de inversiones para financiar la transición y sus etapas, se entra en un mantra de narrativas “identitarias tribales” que frenan cualquier posibilidad de iniciar y , mucho menos de aplicar las reformas necesarias.

COMENTARIOS