Ninguna tradición debe permanecer por encima del sufrimiento

Por: Sandra Arias/ Columna Te Presto mi voz.

Considero que la gran mayoría de las personas que nos proclamamos en contra de las corridas de toros no lo hacemos con la intensión de generar algún daño a quienes viven de esta actividad, sin embargo, no defendemos se mantenga en base al sufrimiento de un ser vivo.

Hablan en Michoacán sobre defender nuestras tradiciones, ¿en qué momento las corridas de toros son nuestras? Es un espectáculo español, introducido por Julio César en los juegos circenses; y aunque fuera mexicana es ridículo mantener una tradición basada en el dolor, en el sufrimiento, en aplausos alrededor de ver cómo un ser vivo se desangra.

Y bueno, podrían decirme «y tú cómo sabes qué sufren, haz realizado estudios?» a lo que yo respondería «no, yo no, pero la UNAM sí» y hablaría del estudio hecho por investigadoras de la máxima casa de estudios de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia en donde se comprueba daños corporales, fisiológicos y emocionales. Podríamos hablar también de las emociones en los animales pero lo dejaré para otro escrito (también es comprobado).

Me parece irracional y me preocupa la falta de empatía por parte de todos los asistentes y participantes en este «deporte» porque se ven afectados sus intereses, nuevamente el ser humano antepone su beneficio económico o sobre la vida.

No soy la única que lo piensa, la ministra Teresa Rivera de Transición Ecológica de España, se ha mostrado en contra de la caza y dicha actividad, pues le gustan los animales vivos según sus palabras, y ella viene del lugar donde Sí es tradición.

Dicen que gran parte de su importancia se basa en las expresiones artísticas a lo largo de la historia, pero esto no es justificación para mantenerlo.

Sé y conozco que defienden esta actividad debido a la cultura e historia que representa en nuestro país, inculcado por los españoles. Quiero aclarar que no denigro a los que disfrutan de esta actividad, pero sí apelo al sentido de respeto sobre el sufrimiento de un ser vivo, apelo a la empatía.

Ninguna tradición debe permanecer por encima del sufrimiento.








A %d blogueros les gusta esto: