Resaca del BedollaFest

LIBRE EXPRESIÓN…

Por: Carlos Alberto Monge Montaño.

“Nadie puede sospechar cuántas idioteces políticas se han evitado gracias a la falta de dinero”. Charles Maurice Talleyrand. (1754 – 1838) Sacerdote, obispo, diplomático y estadista francés.

El BedollaFest para celebrar el primer aniversario del triunfo de Morena y Alfredo Ramírez Bedolla en Michoacán, dejó más errores que aciertos.

Acarreo:

Para empezar, fue evidente y majadero el acarreo de personas, que al más viejo y recalcitrante estilo priista, repartieron sin pudor alguno la clásica torta, refresco y/o agua, a muchos de los asistentes que, además, fueron trasladados en autobuses por “liderazgos” de Morena.

No conformes, también obligaron la presencia de sindicalizados, como los del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA), quienes no tuvieron más remedio que asistir para no sufrir consecuencias, ante la advertencia de que “se tomará asistencia ya que contará como participación sindical”.

La delegada del partido de Andrés Manuel López Obrador con funciones de presidenta en Michoacán, Giulianna Bugarini Torres, informó que se gastaron 280 mil pesos y asistieron 15 mil personas por propia voluntad y que, además, se organizaron para rentar autobuses y repartir tortas y refrescos. Ni la misma Bugarini Torres se cree semejante cuento.

Morenistas denuncian que hubo acarreo.

Ana Lilia Guillén Quiroz, quien también se presume dirigente del Comité Ejecutivo de Morena en Michoacán, señaló que le queda claro que “lo visto el sábado es el perfeccionamiento de las técnicas de acarreado” y explicó que estar en un espacio de gobierno facilita “justificar de alguna manera los gastos”. Más claro, ni el agua. 

Corcholata inoportuna.

Con sus declaraciones, la corcholata presidencial, Adán Augusto López Hernández hizo evidente la ausencia de coordinación mínima entre los gobiernos o las dirigencias federal y estatal.

Asistió al festejo de Alfredo Ramírez Bedolla, pero su prioridad discursiva fue pedir que honren a Raúl Morón Orozco, que desairó el festejo, acaba de evaluar con un 6 a Ramírez Bedolla y es evidente que traen una confrontación desde que andaban en campaña, en especial por asuntos del dinero que aportaron algunos “empresarios” que ahora quieren cobrar con los debidos intereses.

Por si no fuera suficiente, volvió a decir que la “Federalización de nómina magisterial” en Michoacán se daría en máximo 2 meses, a la par que Tabasco y Chiapas. Anda tan desinformado el secretario de Gobernación, que tuvo que desmentirlo el propio Ramírez Bedolla en su mañanera del lunes, al señalar que está programada para el 2023. No es la primera vez que, en este tema, miente esta corcholata presidencial.

No pierda de vista, que ya el Ejecutivo estatal también ha reculado al tema de le Federalización y ha dicho que será solamente un cambio en los porcentajes que aportan en dinero ambos niveles de gobierno. Es decir, no tienen claridad, no se han puesto de acuerdo y cada cual trabaja y dice lo que se le ocurre o le acomoda al momento. Así de grave.

No importa el COVID-19.

El BedollaFest se desarrolló sin precaución alguna ante la evidente quinta ola de contagios por COVID-19 en la que ya está inmerso el estado.

Si bien es cierto que el uso de cubreboca ya no es obligatorio en lugares abiertos, en el mitin de acarreados del pasado sábado, según el propio partido Morena, asistieron unas 15 mil personas y nadie, ninguna autoridad recomendó el uso de la mascarilla para evitar contagios, ante la inevitable cercanía de las personas.

De momento, 2 personajes públicos que estuvieron en el evento han manifestado que dieron positivo a COVID-19, los diputados federal Leonel Godoy Rangel y local, Juan Carlos Barragán Vélez.

Morena insiste en dejar claro que de menos son iguales, si no es que peores, a los que tanto han criticado. Pobre Michoacán.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

cmongem@hotmail.com 








A %d blogueros les gusta esto: