Alfredo Ramírez incumple compromiso de no más impuestos.

LIBRE EXPRESIÓN…

Por: Carlos Alberto Monge Montaño.

“No es más inmoral robar directamente a los ciudadanos que imponer impuestos indirectos en el precio de los bienes de los que no pueden prescindir”. Albert Camus (1913 – 1960). Escritor, filósofo y periodista francés.

El gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla reculó a su compromiso de no incrementar impuestos para el ejercicio fiscal del 2022.

En su propuesta de Egresos para el próximo año, incluye un reemplacamiento que costará más de 1 mil 700 pesos a cada ciudadano que tenga un vehículo automotor del sector privado y/o del servicio público.

Si bien es cierto que la Norma Oficial Mexicana NOM-001-SCT-2-2000 señala que la vigencia de las placas en cada entidad federativa es de sólo 3 años, cumplir dicha disposición puede implementarse sin un afán recaudatorio que vulnere los bolsillos de los ciudadanos.

Sorprende semejante pretensión de Ramírez Bedolla, porque no hace muchos meses, cuando despachaba como diputado local de Morena, argumentaba que las licencias de conducir y las placas vehiculares, deberían ser vitalicias para ayudar a los michoacanos.

Se le olvidó. En aquellos días estaba en la oposición y era evidente la diputa con el entonces gobernador Silvano Aureoles Conejo. Ahora, ya con el poder en sus manos y la posibilidad de “convencer” a una mayoría de diputados, cambia radicalmente de postura y pretende implementar lo que antes, con toda razón, rechazó.

Si lo que se pretende es actualizar el padrón vehicular porque ello permitirá mejorar los estándares seguridad, simple, si no quieren o no tienen la capacidad de hacer el canje de placas sin costo, lo más congruente, según su discurso, es que al costo de las placas no se incremente con el factor recaudatorio.

De tal manera que el costo de las placas y tras una debida licitación pública, podría conseguirse a un precio seguramente inferior a 300 pesos por juego.

Pero está claro que a Ramírez Bedolla lo que realmente le importa es arrebatar a los michoacanos otros 1 mil 440 millones de pesos, en especial, cuando el Presupuesto Federal de Egresos que mandó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y al que los legisladores de Morena, PT y PVEM no le movieron ni una coma, no consideró recursos para la seguridad, ni las corporaciones policías estales y municipales.

La decisión está en manos de los diputados locales. Morena y sus aliados no son mayoría en el Congreso local, así que, si los opositores hacen su trabajo y defienden a los ciudadanos, aprobarán el reemplacamiento sin costo o ya de menos, al costo real de las placas, sin utilidades para el gobierno.

Vale destacar que de aprobarse el costo de las placas para el 2022 en más de 1 mil 700 pesos, estaría entre los más caros del país. Actualmente en Jalisco cuestan 1 mil 951 pesos y en Nuevo León 1 mil 542. Pero en Guerrero y Zacatecas es de 500 pesos y en el Estado de México si están al corriente en sus contribuciones, son gratuitas y en caso de que haya adeudos, el costo es de 844 pesos.

En medio de una lamentable crisis financiera motivada por la Pandemia del COVID-19 y la ausencia de apoyos federales y estatales a los sectores productivos, adicional a que Michoacán está en quiebra como lo ha señalado el propio secretario de Finanzas, Luis Navarro García, hay que sumarle la ausencia de empatía del gobierno morenista que recién comienza.

En fin, veremos qué deciden los diputados locales, pero sospecho que en la oportunidad que les representa para negociar lo que a ellos les interese, terminarán aprobando que los ciudadanos paguen, lo que López Obrador y sus aliados en el Congreso Federal no quisieron darle a Michoacán.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

cmongem@hotmail.com 








A %d blogueros les gusta esto: