TAXI VS UBER

OPINANDO ANDO Opinión Ciudadana

Por: Jareth Arandía

El día de hoy nos despertamos con manifestaciones frente a Casa de Gobierno, los responsables taxistas que luchan porque gobierno del estado les ayude a sacar los Ubers de circulación y de paso para manifestarse en contra de la verificación porque “va en contra de sus intereses”.

Seré honesto con ustedes y confesaré que nunca me ha gustado manejar, me parece bastante estresante, por lo que anteriormente tomaba mínimo un taxi al día. Y si, anteriormente, ya que el precio de los taxis se han elevado de manera exageradamente drástica, haciéndolos inviables para su uso diario, ahora sólo los utilizo en caso de una emergencia. Así que no me pueden decir que opino sin saber, porque soy un ciudadano de esos de los “de a pie”.

Actualmente checo la aplicación de Uber y si están los precios económicos y autos cerca lo tomo, de otro modo el transporte colectivo me sirve muy bien, sólo tengo que salir con más tiempo. He probado ambos servicios y hasta ahorita va ganando el Uber.

Y es que tomar un Taxi en la calle es toda una aventura, es algo así como la ruleta de la suerte y nunca sabes que te va a tocar. Recuerdo un día que iba a una cita importante de trabajo con traje muy planchado y toda la cosa; paro el taxi, abro la puerta y resulta que el asiento trasero estaba tapizado de basurita de días, le tuve que decir que “no gracias” al chofer quien se ofendió y me invitó a comprarme mi choche si no me gustaba el servicio. Con mucha pena no me subí porque todas esas boronas, polvo, pelusa y demás, amenazaban con pegarse a mi recién planchado traje. Así que después de recibir un recordatorio familiar tuve que esperar otro auto que afortunadamente estaba muy limpio y con un chofer muy amable.

Por eso si voy a tomar un taxi, prefiero un radio taxi, ya sea que lo pida a domicilio o que me toque esperar a que pase uno por la calle, por lo menos ahí tienes donde quejarte en caso de un mal servicio, que en mi caso sólo sucedió en 2 ocasiones.

Recuerdo a una amiga a la que no le gustaba tomar taxis “nuevos” porque cobraban más… teoría que por lo general es mentira, en mi experiencia entre más viejito el taxi (y el taxista) más caro es el cobro y más cascarrabias el chofer; me supongo que se debe a que los autos viejos gastan más gasolina, tienen más desperfectos y obviamente el dueño tiene que solventar todos esos gastos extras. En cambio los autos más nuevos por lo general llegan más rápido, están mucho más limpios, extrañamente los choferes tienden a ser más amables y sus precios son menos “manchados”.

Los radio taxis además, tienen más regulación respecto a sus precios, por los que son una buena opción, en la calle mi recomendación es preguntar antes de subirse, porque en esta época de escasez de hidrocarburos corres el riesgo de quedarte empeñado; y con el Uber tienes la ventaja de que te dan la tarifa antes de pedir el servicio y ya tú decides.

Creo que con el Uber, los taxistas tienen que empezarse a poner las pilas, renovar sus vehículos y poner cuidado a la atención que le brindan al pasaje, así como a la limpieza de las unidades. Ellos ya tienen un público cautivo, pero es necesario que pongan al tiro para ofrecer lo mismo o más que la competencia. La verificación creo que es más necesaria en el transporte público que para el resto de los mortales, pues sus vehículos están varias horas al día en circulación y en muchas ocasiones son los que más humo echan. Creo que la verificación (real, honesta y sin mordidas) es necesaria en ese rubro para que mantengan en mejores condiciones sus unidades. Estamos en un momento en que todavía no sentimos las consecuencias de la contaminación y me gustaría que así siguiéramos. En fin, usted puede o no estar de acuerdo conmigo porque yo sólo OPINANDO ANDO.

COMENTARIOS