Impulsa fundación creatividad de personas con Síndrome de Down

Por Verónica Dávalos

México, 20 Mar (Notimex).- Con más de dos décadas de existencia, la Escuela Mexicana de Arte Down es un espacio único en el mundo donde, a través de apoyo médico, educativo y psicológico, dan cauce y apoyo a la creatividad de niños, adolescentes y adultos con este trastorno.

La directora de la Fundación John Langdon, Pilar Mostalac, destacó en entrevista con Notimex la labor de esa escuela en el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, que se celebra mañana 21 de marzo.

La enfermedad es una alteración genética causada por la presencia de una copia extra del cromosoma 21, y se presenta en uno de cada 773 nacimientos vivos; es la causa más común de discapacidad intelectual en todo el mundo.

Según la Secretaría de Salud, se desconoce cuántos factores se relacionan con esta alteración cromosómica. Sin embargo, se sabe que la edad de la madre es un factor que aumenta el riesgo: las mujeres que se embarazan a los 35 años o más tienen más probabilidad de tener un bebé con ese trastorno.

Tener una copia extra cambia la forma en que el cuerpo y el cerebro del niño se desarrolla, por lo que es un padecimiento con efectos en las características físicas y capacidad de aprendizaje.

En 2017, destaca la dependencia federal, en México nacieron 401 niñas y 339 niños con ese síndrome.

Los especialistas destacan que la intervención temprana es fundamental para un mejor desarrollo de la vida de este sector de la población. Esos programas, según la Fundación John Langdon Down, deben estar orientados a una estimulación precoz del sistema nervioso central, especialmente durante los primeros dos años de vida, en los que resulta útil potenciar su aprendizaje y adaptación.

Pilar Mostalac destacó que el Día Mundial del Síndrome de Down es una oportunidad para concientizar la importancia de la autonomía e independencia de personas con este trastorno.

Destacó que gracias a sus habilidades son personas que sobresalen en el área artística, por lo que a través de la Escuela Mexicana de Arte Down han sido creadores de más de 300 obras que han sido expuestas en casi 80 exposiciones en galerías de ciudades de América, Europa y Asia.

“Son artistas maravillosos que han puesto en alto el nombre de México en el extranjero; esta escuela pertenece también al programa cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores”, comentó.

Esta fundación fue la primera escuela especializada en personas con dicho trastorno en México y suman 47 años dando herramientas de apoyo a familias que tienen un hijo con este padecimiento. “Es un trabajo que se hace con toda la familia porque el desarrollo y los objetivos que se consiguen con los alumnos, no solo es trabajo de los profesionales de la fundación”, agregó.

La Fundación John Langdon Down busca fomentar el desarrollo integral e inclusión a la vida social y laboral de este sector de la sociedad, así como apoyar a los padres con asesorías orientación e información.

“Parte de los objetivos de la fundación es dar a conocer las capacidades y las habilidades y cómo potencializarlas para que tengan una vida autónoma e independiente”, dijo Mostalac.

Como parte de su programa educativo, brindan apoyo a niños desde recién nacidos, con intervención temprana, seguido de maternal, prescolar, hasta primaria especial de seis a 17 años, además de que cuentan con actividades especiales y talleres de inclusión laboral y social.

A través de talleres han logrado la integración laborar y con la creación de la cafetería Tres 21 Arte-Café (cadena que desarrollo dicha fundación), participan alumnos de gastronomía utilizando técnicas y normas de la más alta calidad.

“Fue el primer centro de inclusión laboral en México, nuestros alumnos que trabajan ahí están involucrados desde la compra de los insumos hasta la atención al público; se sientes autónomos e independientes cuando reciben un salario”, señaló.

Anualmente se atienden mil 500 personas con Síndrome de Down con las que trabajan el área médica psicológica y del lenguaje “también tenemos un programa foráneo para los que pueden venir cada 15 días o cada mes y se llevan a casa un programa psicoeducativo; tenemos doctores, terapeutas de lenguaje y la mímica” finalizó.

COMENTARIOS