A 10 años, la herida sigue abierta.

Por: Leovigildo González

Han pasado diez años, de que dos granadazos cimbraron a todo el país, era el primer ataque terrorista en la historia de México, que dejó cientos de heridos y más de ocho muertos, pero que además provocó zozobra, miedo y mucho dolor.

Diez años y la herida sigue abierta, está latente, el crimen logró transgredir a toda una sociedad y a todo el aparato gubernamental.

Morelia está de pie y firme, pero desde ese día, festejar cada 15 de septiembre, no ha sido igual.

Hay muchas dudas y pocas respuestas, la impunidad prevaleció como en el 90 por ciento de todos los casos.

El crimen cruzó una línea pocas veces vista, arruinó la vida de familias inocentes, causó dolor y muchas lágrimas.

COMENTARIOS