En Antúnez, hasta los militares tienen miedo

Foto: Internet

Por Andrés Bellini

Parácuaro, Michoacán. 13 de septiembre de 2018.- “Hasta los militares tienen miedo” gritó una mujer mientras dejaba su hogar en la comunidad de Antúnez, sitiada por grupos armados desde hace varios días.

La esperanza de las familias que viven en esta comunidad y han sido desplazadas a albergues por los constantes enfrentamientos, está puesta en los militares, sin embargo, poco han podido hacer para frenar las balaceras.

Hoy Antúnez, está sitiado, por sus calles se respira el miedo, la zozobra, un lugar en donde las balas rompen con la tranquilidad y el silencio.

Los comercios cerraron, las escuelas también, las casas se han vuelto refugios de familias que no pierden la esperanza de que la guerra termine.

“Hasta los militares tienen miedo”, la frase que cimbra a cualquiera, que ha visto como Antúnez se ha convertido en un campo de batalla, donde se usan rifles de asalto y camionetas todo terreno.

Los patrullajes son constantes, la Marina ha entrado, sin embargo, las balaceras siguen.

Mientras más familias, siguen desplazadas, viviendo en la iglesia o escuelas adaptadas para juntos protegerse.

El panorama hace recordar la triste historia de Michoacán de hace unos años, que obligó al surgimiento de las autodefensas.

Los Viagras y el Cártel de Jalisco, libran una batalla más, en medio de una sociedad con miedo y sin culpa.

COMENTARIOS