Nueva Administración en el IMDE

Columna de opinión

Erik Avilés

Dos posicionamientos importantes han realizado el Prof. Raúl Morón Orozco, presidente municipal de Morelia en materia de política deportiva en esta semana. El primero de ellos fue que el edil realizará las gestiones necesarias para recuperar el Auditorio Bicentenario, entregado en comodato en la última sesión de cabildo de la administración anterior, con la intención ulterior de que el inmueble citado se convirtiese en la sede del equipo de basquetbol profesional Aguacateros de Michoacán.

Retener el edificio en comento no es un reto menor, ya que implicará darle mantenimiento profundo y aprovecharlo con la finalidad de que sea autosostenible financieramente, así como organizar actividades cotidianas que permitan reivindicar el objetivo de su construcción, consistente en acercar actividades deportivas a la zona norte de la mancha urbana, que desde hace muchos años ha sido soslayada por la propia dinámica de crecimiento poblacional, recibiendo muy poca inversión pública.

Por otra parte, el Presidente Municipal designó al Prof. José Heladio Sánchez Medina al frente del Instituto Municipal de Cultura Física y Deporte (IMDE), quien procede de una familia de deportistas, entrenadores y promotores deportivos, especialmente del baloncesto. Con esta acción, no solamente se fortalece al deporte-ráfaga, sino que también posibilita la interlocución con la Secretaría de Educación en el Estado y el sector académico, especialmente en los niveles de educación media-superior y superior.

Será muy importante que el Prof. Sánchez se rodee de perfiles técnico-administrativos competentes para garantizar la autosuficiencia material que está encomendada normativamente a los organismos públicos descentralizados en la administración municipal de Michoacán.

Los retos que esperan al nuevo titular del IMDE no son pocos: el sedentarismo, sobrepeso y obesidad de la población moreliana, aunados a la falta de cultura física que hace que la mayoría de los ciudadanos practiquen muy esporádicamente alguna disciplina deportiva. Será importante lograr conformar y articular ligas deportivas municipales en diversas disciplinas, que promuevan el tránsito de los morelianos entre el deporte social, el deporte competitivo e incluso el de alto rendimiento. Paralelamente, será de alta importancia emprender cruzada por el rescate de las unidades deportivas, para las cuales nunca ha habido forma de darles el mantenimiento necesario y requerido, por la escasez de recursos y por la irregularidad de los predios en que se encuentran ubicadas o por los vicios de origen presentes desde la formulación del proyecto de construcción. Aunado a lo anterior, para garantizar el derecho al deporte para todos los morelianos deberá robustecerse el programa de promoción deportiva donde los activadores físicos participantes, más que ser instructores de alguna disciplina deportiva en particular sean precisamente quienes persuadan a las personas a salir de sus casas a practicar alguna actividad física.

Importante será también recuperar las opiniones de los actores del sistema deportivo local: deportistas, entrenadores, atletas, padres de familia, promotores deportivos, directivos de asociaciones deportivas, medios de comunicación y empresarios del sector, para tejer redes de gobernanza que posibiliten multiplicar el impacto de las acciones de política pública a emprenderse. Mención especial merece la existencia de la Comisión de Deporte y Esparcimiento del Consejo Ciudadano de Morelia, organismo de colaboración y consulta popular fundado en 1984 que ha realizado una serie de propuestas en torno al desarrollo deportivo de la localidad, relacionadas con promover y difundir la práctica del deporte y la recreación entre todos los grupos sociales; en coadyuvar en la elaboración de una política deportiva y recreativa para las personas con discapacidad; fomentar el acercamiento del deporte municipal a las escuelas, comunidades y barrios del municipio y sus tenencias, en proponer programas de actividades para adultos y adultos mayores, así como concientizar y promover sobre el impacto de la actividad física en la salud de la población.

Esperemos que haya mucho éxito para la nueva administración del IMDE y que se logren satisfacer las necesidades y aspiraciones de los morelianos en torno al deporte, rubro que es un excelente medidor de la sensibilidad social gubernamental. Está en todos los actores intervinientes y en los ciudadanos arropar debidamente la determinación del Mtro. Morón, poniendo buena voluntad y corresponsabilidad de parte nuestra, para lograr resultados extraordinarios en beneficio común y de nuestra salud en lo particular. Que así sea.

Sus comentarios son bienvenidos en erik.aviles@gmail.com y en Twitter en @Erik_Aviles

COMENTARIOS