Contención de crisis

Columna de opinión

Por: Leovigildo González

Hemos visto dos noticias virales esta semana en Morelia, por un lado a Fercho, quién fue acusado de “robaniños” y a Alan, el cual chocó su auto deportivo contra tres vehículos estacionados.

Fercho, fue acusado de manera injusta por una mujer quien paranoica exigió que interviniera la policía, víctima de las “fake news”, los uniformados actuaron de inmediato y luego de que no se le pudo comprobar nada, el hombre salió de prisión, sin embargo su cara comenzó a viralizarse en cuestión de minutos acusándolo de ser un “robaniños”.

Lo de Alan, fue distinto, la noticia se hizo viral en cuestión de minutos, el humor social, estaba en su contra, un deportivo de más de medio millón de pesos a lo cual muy pocos ciudadanos pueden acceder, hijo de un magistrado, donde la ley se pone a sus órdenes y sale de prisión en cuestión de minutos.

Tal vez, ambos casos fueron injustos en el trato realizado por redes sociales. El linchamiento fue exagerado, los daños a sus familias son inevitables.

Tengo que destacar el la contención de crisis, cómo se le llama en comunicación, a lo que hizo Fercho, vecino de Charo, quién con la frente en alto y al lado de su familia, salió en un vídeo a limpiar su nombre.

El hombre, fue acusado de manera injusta a borde del llanto, afirma no ser un “robaniños”, además de que se estaba afectando a su familia, mientras es acompañado de sus hijos, de 12 y 13 años, quienes en todo momento respaldan sus palabras. Además de su esposa, con un bebé en brazos.

Sus palabras fueron tan sinceras, que todos observamos la injusticia por la que estaba pasando. El vídeo, se hizo viral en minutos con el apoyo de Guillermo Valencia Reyes, que lidera el movimiento “Revolución Social” con un impacto de más de 100 mil seguidores.

La contención de Alan, no fue inmediata, tres días después salió a tratar de justificar lo que hizo, con una llamada telefónica (mal, debió dar la cara) al programa que conduce Rafael Cortés Solórzano en Radio Tele, pocas personas creyeron sus palabras y su versión tuvo poco impacto en donde se hizo viral, las redes sociales.

El humor social, se mide en el impacto que tienen ciertas noticias, pero Fercho, quién es un hombre trabajador, que no accedió a una universidad privada, mostró una forma más rápida y eficiente de limpiar su nombre, que Alan, con todo a su favor.

COMENTARIOS