Entre “Mirreyes” te veas

.

Columna de opinión.

Por: Andrés Bellini

“Te pago hasta la risa”, fue lo que supuestamente dijo, Alan, un joven de 24 años, quién aparentemente ebrio impactó tres vehículos, él conducía un deportivo valuado en más de 600 mil pesos.

El estilo ‘Mirrey’ es muy conocido en el centro del país, jóvenes que estudian en universidades privadas, con autos de lujo, rodeados de mujeres guapas y gastando el dinero que sus padres les otorgan.

Así, los fines de semana se llenan los antros de prepotentes, que sin más, denigran desde meseros, cadeneros e incluso hasta a sus acompañantes.

Hijos de políticos, empresarios, vistiendo ropa de marcas a los que muy pocos pueden acceder, han mostrado ser un grupo social, aceptado por pocos y odiados por muchos.

Alan, es uno más, hijo de magistrado, estudiante de Derecho de la Universidad La Salle de Morelia. Conduciendo, un auto deportivo 370 Z de la marca Nissan, a exceso de velocidad y causando daños a al menos tres vehículos.

En el reporte de la policía, es que el joven fue señalado de ser agresivo a las 07:00 horas aproximadamente, lo que todos nos imaginamos es que a esa hora a penas se había terminado su fiesta, seguramente llena de alcohol.

Alan, ahora niega haber dicho algo, pero entre el ambiente en el que se desenvuelve, seguramente trató de hacer menos a los policías.

La noticia se viralizó en cuestión de minutos, lo que se conoce como el humor social se observó en contra del ‘chavo’ y afectando de manera directa la imagen de su padre, que hay que ser realistas, es el menos culpable de lo que hacía su hijo, bueno tal vez, de darle los lujos que ahora posee, por qué para acceder a un auto de más de medio millón de pesos a muchos les cuesta años de trabajo, otros, ni siquiera pueden.

Así los ‘Mirreyes’, han mostrado que con una llamada sus padres les arreglan la vida. Este no fue el caso, por qué quienes hicieron su trabajo, fue la empresa aseguradora.

Hay miles de historias como estas, hoy los ojos están encima del Poder Judicial, el cual siempre ha sido señalado de salarios desproporcionados para magistrados y jueces.

COMENTARIOS